¡Organicemos la clase!

Ser docente es una de las profesiones más gratificantes y difíciles, compartimos con estudiantes y aprendemos de ellos, pero a su vez tenemos la responsabilidad de educar de tal manera que lleguen a la meta en el futuro. Todos los docentes dejamos una huella en los estudiantes.

Antes de dedicarte a la docencia, fuiste estudiante, recordarás a algunos docentes queridos, y otros realmente han quedado en el olvido; esto depende de la materia y la forma en la que nos dictaron la clase. Por eso, vale preguntarse ¿Qué huella yo quiero dejar? Un docente debe ser recordado por su capacidad de dar clases, de tal manera que los estudiantes aprendan con entusiasmo, debe haber en las aulas docentes listos para enseñar, aunque no siempre sea sencillo.

Si quieres ser un docente recordado por el carisma y la manera de dictar las clases, es importante que consideres estos consejos para dar una clase de manera exitosa:

Especificar las rutinas de comportamiento básicas: es importante que al iniciar la clase les recuerdes a tus estudiantes las reglas de comportamiento en el aula, la clase fluye cuando todos conocen las acciones que se deben realizar, lo que está permitido.

Para ser un líder y convertirte en una guía de tus estudiantes debes ser estricto y ponerles límites a tus estudiantes. El respeto inicia con respeto, preocúpate por sus intereses y responde sus inquietudes, debes ayudarlos e impulsarlos a llegar a la meta.

Dejemos que nuestros estudiantes nos enseñen. Aprendemos más cuando todos interactuamos en la clase, por eso es importante que nuestros estudiantes participen activamente en las clases. Realiza talleres grupos y exposiciones, dejemos que al menos un día nuestros estudiantes se convierta en el docente.

¡Promovemos la calidad educativa cuando mejoramos nuestro trabajo diario!

Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

Corpeducar © 2017
Quito: Ave. Gaspar de Villarroel 1100 y Ave. 6 de Diciembre
Guayaquil: Km 1,5 Vía Samborondón Instituto Particular Abdón Calderón